RSS

Todo llega a su fin...

¡Hola Chic@s! Como os prometí tan sólo hace unos días las presentaciones de Biblioteconomía han seguido su curso y, por tanto, todos hemos expuesto nuestra experiencia con la asignatura. Ayer tarde, fue el turno de los más rezagados, entre los que estaba yo, por lo que me dispongo a resumiros todo lo acontecido durantes esas dos horitas largas que estuvimos reunidos.


Carmen Ana fue la encargada de comenzar con el turno de presentaciones y, para ello, nos trajo una presentación con la que pretendía dar uso a las distintas herramientas conocidas a lo largo del curso. Así que, no dudó en adentrarse en SlideShare, LibrayThing o Netvibes, algo que estuvo bastante bien, pues de esta manera tuvimos un último contacto (espero que en conjunto y no individualmente) de estas aplicaciones.



Tras esta exposición llegó el turno de Rocío Moreno la cual le dio un toque muy personal, al menos para los que la conocemos, ya que no dudó en mostrarnos todo de color rosa ¡si es que le encanta!. Por lo demás, nos desarrolló todo el trabajo que había estado llevando a cabo durante todo el cuatrimestre (visitas, blog, Wiki) y para finalizar nos mostró una cita (Los tiempos cambian, la tecnología avanza y forma parte esencial de nuestras vidas) con la que nos quería dejar bien claro que, queramos o no, la tecnología está muy presente en nuestro día a día.



Marina, igual que el resto de compañeros, nos presentó su blog (el cual tenía un diseño muy bonito) para resaltarnos una serie de entradas, de las cuales, la que más me gustó, fue la dedicada a las pizarras digitales. Y es que si ya tenemos ordenadores, televisores, dispositivos de música y móviles que interactúan con nosotros a través de una pantalla táctil ¡Por qué no llevar esta tecnología a las aulas! El turno del único chico del grupo, Rafa, había llegado y con él la originalidad, pues la verdad que sus trabajos trataban temas singulares y nos mostraban una forma diferentes de percibir todo este mundo. Me encantó todo lo que dijo, es más, nada más que tenga un huequito entraré en todas esas páginas que nos recomendó.


Tras estos minutos tan interesantes le llegó el turno a Ángela, una compañera, que lamentaba no haber podido ir a todas las clases pero que aún así estado presente en la nube. Sin duda, lo más destacable la Biblioteca Cervantes Virtual, puesto que me parecen muy interesantes aquellas secciones dedicadas a los más jóvenes, pues si ellos son nuestro futuro, hagamos que éste sea prometedor. Por último, Araceli nos mostró su blog en el que había ido añadiendo todas esas cositas que le interesaban o le habían parecido curiosas a lo largo de estos cuatro meses. Sinceramente, algo muy acertado ya que a aquello que nos gusta le mostramos un interés especial y eso queda reflejado en nuestro trabajo.


En fin bloggeros, que esto se acaba, pero espero seguir viéndoos por estos mundos cibernéticos…



Se va acabando...

¡Hola Chic@s! Exámenes y más exámenes, esa es la tónica que rodea actualmente nuestras vidas y, por suerte o por desgracia, la cosa seguirá así al menos dos semanitas más. El cuatrimestre se termina y es hora de evaluar todos los conocimientos que hemos ido adquiriendo y que mejor para ello que una prueba escrita donde podamos dejar constancia de ellos. Esta es la opinión de la mayoría de los profesores, y por eso tenemos nuestra agenda tan apretadísima y pasamos una tarde tras otra encerrados en la biblioteca. Sin embargo, hay asignaturas que son especiales, diferentes al resto, desde sus inicios hasta su final, quizás demasiado novedosas al principio, pero muy gratificantes, ya que no se ciñen a las normas establecidas sino que les da por innovar y, sin duda, este es el caso de Biblioteconomía. Cuando terminamos un año nadie nos examina de todo lo acontecido durante esos últimos doce meses, más bien, nos da por hacer un balance de lo positivo y lo negativo que hemos vivido, esta es la idea que tuvo Nieves (nuestra profesora), algo fantástico, que nos reuniésemos todos y charlásemos sobre estos cuatro meses, todos tendríamos nuestro turno y podríamos compartir de forma relajada nuestra experiencia con la biblioteconomía. Así que, como el tiempo apura, el jueves ya tuvimos nuestra primera sección de presentaciones…


Carmen, Loli, Antonia, Danae, Irene, Rocío Tamayo y Ana fueron las encargadas de dar el pistoletazo de salida. Todas ellas nos trajeron unas presentaciones muy elaboradas con las que querían transmitir todo lo que habían aprendido y cómo esto había influido en la elaboración de sus diferentes entradas al Blog y a la Wiki. Habían tocado temas tan interesantes como la infoxicación, la implantación de las nuevas tecnologías en la medicina, las bibliotecas para pacientes o los liberadores de libros, por supuesto, también había muchas otros artículos dedicados a los contenidos visto en clase como las redes sociales, las bibliotecas digitales o los CRAIs. Los blogs, de todas ellas, combinaban las tendencias más innovadoras (por ejemplo, Irene nos mostró un mensaje navideño a través de los libros) con las más rigurosas (Rocío, nos habló en una de sus entradas de las bases de datos). Pero dejando un poquito al lado sus actividades particulares me gustaría recoger cuáles fueron las opiniones más generales, porque al fin y al cabo, el trabajo de cada una hemos podido seguirlo a través de la red pero sus impresiones no la compartían a menudo con todos nosotros.


En primer lugar, aquellas alumnas con más edad, afirmaron rotundamente el pequeño obstáculo que todo esto les había supuesto en un primer momento y como, tras horas y horas de esfuerzo, se habían encontrado con un mundo apasionante y del que habían aprendido muchísimo, es más, algunas (como Antonia) decidieron seguir continuando su actividad bloggera. Por otro lado, también se coincidió en la idea de cambio que está produciéndose en nuestra sociedad y de cómo todo esto está afectando a las bibliotecas, y por supuesto, cómo los CRAIs son nuestro futuro, eso sí, esperemos que sea cercano. Sin duda, un espacio muy especial fue reservado para el uso de la información y, como todo en esta vida, se trata de educación, el conocimiento nos rodea por todas partes y estamos tentados a usar las ideas de otros, hagámoslo pero dejemos siempre constancia de su autor. Por último, pudimos ver los aspectos más personales de cada una de ellas: Irene nos mostró como tenía una especial afinación con el mundo alemán y lo que le gusta todo este mundillo digital, Antonia nos relató con ternura el cariño que siente hacia la biblioteca de Montequinto y Danae no pudo evitar la tentación de hacer referencia a su pasión por la medicina. En fin, que una tarde muy productiva y agradable, ya que se trataba de escuchar la experiencia de cada una y no un rollo extensísimo sobre un tema determinado; y lo mejor….¡Mañana más!






¿Estamos a la moda?

¡Hola Chic@s! Actualmente, todos queremos estar a la moda, consumimos ropa en grandes cantidades, es más, de una temporada a otra ya nos parece obsoleta, el reproductor de música de las Navidades pasadas ya está antiguo, los coches sacan modelos nuevos cada año, en fin, que vivimos rodeados de un mundo consumista del que, queramos o no, formamos parte. Pero, ¿nos pasa esto también con los sitios Web que visitamos diariamente?



Pues sí, incluso hay calificativos que nos diferencian entre las plataformas más actuales y las más retrógradas. Si yo os digo que la página de nuestra universidad pertenece a la Web 1.0 os quiero dejar claro que no está a la última, que la consumimos por necesidad más que por las ventajas que nos ofrece, es estática, no se moderniza, no nos deja participar en lo más mínimo, no cuenta con nuestra opinión, hay que esperar una eternidad para que aparezca una nueva aplicación (yo en los cuatro años que llevo siendo usuaria únicamente recuerdo el cambio de los portales Humanidades y de la biblioteca), en fin, que se debería tomar cartas en el asunto.



Si por el contrario califico a Tuenti como parte de la Web 2.0 me estoy refiriendo a todo lo contario, es más, a esta plataforma si que accedemos por placer, porque queremos, y es que, dejando al lado los posibles debates en torno a la privacidad, es estupenda. Últimamente encontramos cada pocos días detalles nuevos, como el Chat, nos ofrece la posibilidad de ponernos en contacto con el equipo técnico y nos resuelven nuestros problemas inmediatamente, es factible expresarnos de forma abierta, comunicarnos entre nosotros, en definitiva, consigue que millones de usuarios se conecten a ella por voluntad propia y no por necesidad.



Si nos paramos a pensar la mayoría de sitios Web a los que acudimos diariamente (WordReference, Netvibes, YouTube o Wikipedia) pertenecen a este segundo grupo de plataformas totalmente modernizadas, es decir, de lugares que tienen en cuenta al usuario en todo momento. ¿Cuántas veces hemos escuchado aquello de que el cliente siempre tiene la razón? Muchísimas, sin embargo, aún existen páginas en la red que nada valoran la opinión de sus consumidores y no se dan cuenta que están ahí gracias a ellos. Pero más que esto, más que la opinión de todos nosotros, hay dos características que me parecen fundamentales no sólo en todo lo que lleve la etiqueta 2.0 sino, también, en nuestras vidas diarias.



Vivimos en una sociedad que cada vez aboga más por la integración y la participación de todas las personas, nos da igual su raza, su religión y su nacionalidad, todos tenemos un rinconcito en este mundo, tanto en el terrenal como en el virtual, donde poder expresarnos y sentirnos cómodos. Pero, este libre pensamiento, o más bien, su libre publicación conllevan unos riesgos que muchos no están decididos a asumir. El abrir una enciclopedia al público, tanto para lectores como para editores, trae consigo la necesidad de confiar ciegamente en los cibernautas. Todos se plantean si esta decisión merece la pena pero…¡por supuesto que sí! obtendríamos más beneficios que desventajas, nos empapamos del conocimiento de miles de personas y ofrecemos nuestro saber a cambio, tan sólo, de ser críticos con la información. Esto no es algo nuevo, ni tan si quiera un hábito que deberíamos centrar únicamente en la red sino que no debemos fiarnos de nadie, debemos tener nuestra propia opinión, debemos cuestionarlo todo y, así, obtendremos los mejores resultados.




Por otro lado, nos encontramos con que el mundo avanza, si le preguntamos a nuestros abuelos nos dirán que esto ya no es lo mismo, es más, nosotros hemos visto como nuestra vida se ha inundado de GPS, Ebook, Mp5 y miles de aparatitos más que en tan sólo uno mes ya están pasados de moda. Por tanto, por qué no iba a sucederle lo mismo a las páginas Web. Forman parte del universo tecnológico, ese que en 24 horas es capaz descubrir nuevas aplicaciones novedosísimas y, por ello, necesitan mostrar cuanto antes sus avances sino quedarán obsoletos. El mundo está en un Beta continuo y la Web también debe estarlo, por tanto, es inútil esperar a las nuevas versiones, hay que actuar de inmediato, mostrar las innovaciones en el menor tiempo posible, dejar que los usuarios las prueben y, de este modo, podremos saber si necesitan mejoras o, si por el contrario, se han logrado los objetivos esperados.



En definitiva, bloggeros, que el chip debe cambiar y nosotros, los usuarios, pasar de meros consumidores a poderosos activistas…




video

Un libro, un buen amigo....


¡Hola Chic@s!



Una vez más regreso a la bloggosfera junto a Mafalda, y es que me encantan los cómics, para tratar un tema muy interesante. ¿Son los libros un buen pasatiempo? En mi opinión sí, ya que podemos pasar tardes enteras sumergidos en sus páginas, disfrutando con sus increíbles historias y creyéndonos que nuestra vida es similar a la de una fantástica princesa o a la de un héroe superpoderoso. En fin, que en estas lluviosas tardes que estamos sufriendo pueden convertirse en una buena alternativa, eso sí, siempre que los estudios no lo permitan…¡suerte en los exámenes!



Vivimos en una nube...

¡Hola Chic@s! Tras observar los últimos avances tecnológicos que se están dando actualmente, y recapitulando todas aquellas aplicaciones que utilizo diariamente, se me ha ocurrido reflexionar sobre la llamada nube digital. Este término pretende aludir a ese ciberespacio donde albergamos toda la información que compartimos con los cibernautas, es decir, estamos ante una realidad que no tiene una ubicación física concreta. Gracias a esto nos ahorramos ocupar una gran cantidad de memoria de nuestros ordenadores y, lo que es mejor, podemos acceder a ella desde cualquier sistema que tenga conexión a Internet, bien sea un móvil, un mp4 o un ordenador. ¿Pero, cuáles son las aplicaciones más usuales?



Bien, en materias musicales me decanto por Spotify, tampoco es que conozca mucho más, un servidor del que soy usuaria hace mucho tiempo y que ofrece numerosas ventajas. Para acceder a su catálogo únicamente tenemos que proceder a su descarga, la cual puede ser gratuita desde páginas como Softonic, en este caso tendremos que escuchar algunos minutos de publicidad, o con una cuota mensual, cuya única ventaja que obtenemos es la omisión de dichos anuncios publicitarios. En nuestra cuenta, la cual estableceremos con un nombre de usuario y contraseña, podremos acceder tanto a los temas más actuales como a aquellos grandes éxitos de hace unos años. En fin, que es una biblioteca fantástica que, además, evita las descargas ilegales.



En cuestiones fotográficas ya aumentan mis campos de conocimientos ya que se que existen plataformas, como Flickr o Slide, donde podemos tanto colgar como capturar imágenes. En un lado más secundario se encontrarían las redes sociales, pues aunque debido a la política de privacidad ya no podemos obtener tan fácilmente los archivos fotográficos de otros usuarios, debemos reconocer que es un buen sistema en donde almacenarlas. ¿Y los vídeos? Como no, para ello ya está YouTube.


Por otro lado, están los más que populares correos electrónicos que además de posibilitarnos el envío de información a otros usuarios nos permite almacenar documentación. Esto es debido a que cada vez que recibimos un nuevo mensaje los archivos adjuntos correspondientes se encuentran visibles en todo momento, es más, podremos acceder a todo aquello que nosotros enviemos aunque el original haya desaparecido de nuestro ordenado. Un sistema muy útil para guardar información, es más, conozco a algún que otro amigo que siempre se reenvía sus trabajos por si el ordenador falla, ya que de este modo, podrá acceder a éste desde cualquier otro terminal. Pero esto no es todo, si no que a través de una Wiki, ya contamos con una, podemos recoger toda la información sobre la que estamos trabajando, compartirla con los demás y editarla tannto nosotros, y lo más importante, los demás usuarios registrados.


Tras este breve repaso por aquellas aplicaciones más útiles y las que mejor conozco, me gustaría hablaros de un proyecto, o más bien de un rumor ya que nada es oficial todavía, del que hablan todos los adictos a la informática. Se trata del nuevo sistema operativo de Google, sí este gigante crece cada vez más y más, y ahora quiere hacerle frente a Microsoft. La innovación que presenta es que toda la información se encontrará en esta llamada nube digital, por tanto, los virus no accederán directamente a nuestro ordenador, y además, podremos obtener sus servicios de forma gratuita. En fin bloggeros, que estamos condenados a vivir en las nubes…


La magia del libro...

¡Hola Chic@s! la intención de esta entrada es compartir con vosotros un fragmento, el cual pertenece a un artículo de opinión publicado hace unos meses, con el que me siento muy identificada.

Tengo que confesar que padezco una tremenda adicción. La padezco desde la niñez. Y todavía, a pesar de los años que tengo, no he conseguido curarme. Y créanme que hago todo lo posible por superarla. Aguanto unos días. A lo sumo un par de semanas. Pero no tardo en recaer. Es superior a mis fuerzas. Es una atracción irresistible que llega a dominar mi voluntad. Y que retorna con más intensidad después de esos periodos de carencia a los que me someto. Me conformo porque pienso que ojalá todas las adicciones fuesen tan inofensivas como ésta. Aunque por otra parte me rebelo ante el hecho de sentirme dominado por ella, como podría serlo por otra. Sin embargo, como decía, no es una adicción perniciosa. Se trata, por el contrario, de una adicción sana. Sí, creo firmemente que lo es. Se trata de la bibliomanía, o de la bibliofilia. No sé. Quizás la segunda definición sea la adecuada. Siento la irrefrenable atracción de comprar libros.

Carlos Castro Muños, La magia del libro.

¡Espero que os haya gustado!


¡Bienvenidos a mi blog! Espero que os guste el mundo de la bilioteconomía pues la mayoría de entradas se econtrarán ralacionadas con éste.
 
Copyright 2009 El cielo...es el límite!!! All rights reserved.
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress Theme by EZwpthemes